sábado, 2 de octubre de 2010

Recomendaciones Musicales. Música del s.XX Requiem por un joven poeta (Requiem für einen jungen Dichter) B. A. Zimmermann (1918-1970)


He elegido esta obra como primera de esta sección por ser una de reciente descubrimiento para mí, y por haberme impactado muchísimo desde el primer momento.
Desde que puse el CD en casa, el torrente de sonidos que se te viene encima te deja apabullado, siendo para mí un exponente claro de lo que es la música contemporánea, la música culta europea de la segunda mitad del s.XX, un conglomerado sonoro casi sólido, una obra musical que escapa de la mera clasificación como tal por cuestiones meramente físicas, casi es una escultura sonora en toda regla.
La obra, compuesta por el alemán Bernard Alois Zimmermann a finales de los años sesenta del pasado siglo, es un collage sonoro en donde se requiere para ser interpretada nada más y nada menos que una orquesta sinfónica, tres coros, solistas, narrador, grupo de jazz, órgano y música electrónica.
Los textos elegidos por el compositor para la ocasión son de lo más variopinto: van desde lo literario con clásicos griegos como Esquilo, a autores modernos como Joyce Mayakovski o Camus, a peroratas políticas de personajes cruciales del s.XX como Hitler, Papandreu, o Mao.
En lo musical el repertorio es también muy extenso, se traen citas musicales de Milhaud, de Wagner y de incluso los Beatles, con Hey Jude.
En muchos momentos la sensación del que escucha es de puro desconcierto, la superposición y ensamblaje de todos estos elementos, los discursos de personajes reproducidos electrónicamente, las narraciones literarias, las citas musicales ejecutadas por la orquesta, los pasajes con los coros y los solistas y la irrupción del grupo de jazz hacen de la escucha de esta obra algo fascinante, terrorífico y sobrecogedor por la fuerza expresada de principio a fin.
Considero que estamos ante una obra maestra que refleja mejor que ninguna otra el caos y el horror del s.XX, hecho que es el verdadero contenido y significado del título, el poeta muerto no es otro que Europa, o como mínimo el mundo occidental tal y como lo vivió el compositor antes de poner fin a su vida de forma voluntaria, en una época convulsa como fueron los años sesenta en lo social y político, final para él de los acontecimientos del mundo, y no principio de ellos como tradicionalmente nos cuentan.

3 comentarios:

  1. Reconozco no conocer la obra, pero prometo escucharla pronto, porque está disponible (¡con imágenes!) en la Digital Concert Hall de la Filarmónica de Berlín, en interpretación dirigida por Peter Eotvos. En cuanto tenga un poquito de tiempo, le hinco el diente.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero de todo, gracias por opinar, por tu comentario. Bienvenido, amigo FLV-M
    Echale un vistazo a la página de Cybele records, que es la versión que he escuchado, y merece la pena.
    un abrazo

    ResponderEliminar